Nuevas medidas populistas que se avecinan en China

on

images (32)Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos parecía ser una nación imparable, que se perfilaba como la nueva potencia mundial, ya que exportaba películas, tenía dominio sobre Europa y su presencia se hacía más latente en las costumbres occidentales.

Desconocemos si esos días se han acabado para la nación que ha elegido a Donald Trump como presidente, ya que según expertos, los cambios que se propone hacer el nuevo mandatario parecen ser contundentes.

Por otro lado, una nueva potencia parece alzarse, después que no se daba ni medio por ella cuando los gobiernos comunistas hicieron estragos: La República Popular China. Convenios van convenios vienen; técnicamente China desea afianzar lazos comerciales con todos los países.

Esto es síntoma de que China definitivamente se abre al mundo para dar a conocer su cultura y dominios, y que se trata de una nación que tiene potencial para convertirse en el nuevo imperio mundial próximo a regir.

Sin embargo, no todo parece color de rosa para los ciudadanos chinos, y es que se rumora que el actual presidente de China, Xi Jimping extienda su mandato más allá del año 2023.

Lo que asegura el partido comunista chino

Aunque básicamente el gobierno de China no ha hecho ningún anuncio formal, el Partido Comunista de china ha propuesto que se realice una reforma a la constitución, en la que se establece específicamente que los periodos presidenciales deben durar cinco años.

Esta reforma tiene que ver con la prolongación del mandato, de manera que el Sr. Xi continúe gobernando después de 2023. Esto por supuesto es una noticia poco alentadora, y las reacciones adversas en las redes sociales chinas no se hicieron esperar.

El colapso en dichas redes se hizo presente, e incluso varios términos clave han sido censurados en Sina Weibo, una red social similar a twitter desde el domingo pasado. Entre las principales tendencias, se encontraban las palabras “no estoy de acuerdo”, “emigración”, entre otras.

La necesidad de acortar mandatos

En la era de Mao, la prolongación de los mandatos era ley, lo que ocasionó una debacle en China de proporciones astronómicas. No fue sino hasta la llegada de 1990, cuando el líder Deng Xiaoping propone limitar los mandatos a un máximo de 10 años.

En el momento que Xi Jimping llega al poder, siempre tuvo la intención de escribir sus propias reglas de juego, siendo la principal aplicación práctica la prolongación del mandato presidencial.

Los expertos en política alertan sobre esta clase de medidas, temiendo que el Sr. Xi se convierta en una especie de emperador vitalicio, lo que implica de alguna manera el endurecimiento del régimen a nivel económico, político, social y de seguridad.

Consecuencias a largo plazo

Estos expertos también señalan, que la extensión del mandato también puede derivar en el retraso de China, ya que a las naciones no les conviene tener a un presidente vitalicio, pues no trabaja con un talante exactamente democrático.

Y es que ya se pueden evidenciar algunas señales, como la censura de opiniones en los portales web, la cuales son continuamente coartadas, sobre todo ante los rumores creados por el Partido Comunista Chino.

Solo esperemos que todo quede en recomendaciones por parte del partido comunista, pues lo que menos necesita el mundo es que una nueva potencia domine el mundo con ideologías que nunca debieron ser aplicadas.