El gordo, la lotería de Navidad en España, vuelve a premiar a una pequeña población

on

Los españoles observaron con la respiración contenida el viernes por la noche mientras los números ganadores se extraían en una lotería con un pozo de 2.400 millones de euros.

La lotería anual, conocida como El Gordo, es el pozo de lotería más grande del mundo y es una tradición navideña que data de 1812.


Los empleados de una casa de retiro en la conflictiva ciudad de Campo de Criptana se encontraban entre los mayores ganadores el viernes, ganando más de 10 millones de euros entre ellos.


Un conductor de camión que trabaja como voluntario en la casa compró 30 boletos ganadores, guardó dos para él, le dio uno a su hermano y vendió el resto a los empleados de la casa de retiro.


“Estoy encantado de haber traído tanta suerte y dinero a mi ciudad”, dijo Jesús Martínez, de 54 años. Uno de cada cinco residentes de su pueblo está desempleado.

El alcalde de Campo de Criptana, Antonio Lucas-Torres, dijo que estaba “muy feliz, porque cualquier cosa que caiga en Criptana es buena porque tiene repercusiones en la economía de la ciudad”.

El Gordo” del 2016 que cambió la vida de un pueblo


El año pasado, un pueblo de solo 568 habitantes a una hora en coche al sureste de Madrid se hizo más de 120 millones de euros.


Una asociación de mujeres en Brea de Tajo tuvo suerte con el primer premio después de 10 años comprando el mismo número.


La presidenta Antonia Reyes contó cómo compró varias boletas con el número del premio mayor, el 66513, que apareció en 1.650 boletos diferentes, en una oficina de lotería en la capital española.

Más de 300 décimos terminaron en manos de los aldeanos y unos pocos afortunados en las poblaciones vecinas que le pagaron a Antonia un pequeño recargo para ayudar a financiar los costos de funcionamiento de la asociación.


Antonela Basca, una trabajadora de un centro de cuidado diario que ha estado viviendo en Brea de Tajo durante 14 años y estaba endeudada después de separarse de su marido, dijo después: “Cuando recibí una llamada telefónica para decir que habíamos ganado el premio máximo, no pude creerlo”

“Estaba en la casa de un amigo. Estaba pasando por un momento realmente malo y estaba luchando por encontrar suficiente dinero para poner comida en la mesa “.


La inmigrante rumana de 39 años, que recibió 400 mil euros por el décimo que compró para ella, su nuevo novio y su hijo desempleado de 19 años, dijo: “Voy a continuar trabajando porque lo que hago ayuda a los demás “.

El alcalde de la ciudad, Rafael Barcala Gómez, también ganó gracias a un décimo que le dieron y se describió a sí mismo en ese momento como el “alcalde más feliz de la Tierra”.

Un monolito de hierro en la entrada del pueblo, obra del cerrajero del municipio, inmortaliza este evento para la posteridad. Contiene los 5 números afortunados: 66513. La construcción, financiada por los mismos ganadores, costó 300 euros. Apenas calderilla para estos afortunados ganadores.